miércoles, septiembre 05, 2007

Cosquillas en el alma



Atardece, afuera la lluvia deja sendas de agua en las aceras. Si cierro los ojos puedo oler el otoño cercano, la tierra húmeda de las montañas, el aroma a café recién hecho sobre la mesa de una cafetería cercana...

Hasta donde me lleva mi mirada, no la de los ojos, sino la del alma, puedo ver la plaza otra vez, escuchar entremezclados en mis latidos, los timbales, y percibir el aroma de un té a la menta, y más allá, sólo un poco más allá sentir la arena cálida de mi desierto haciéndome cosquillas en la planta de mis pies desnudos.

Suena el campanario y regreso a mi ventana, la farola ya alumbra los diamantes que la lluvia ha dejado, y espejos de agua me devuelven el reflejo de una luna que asoma tímida, se me escapa la sonrisa y vuelvo a sentir las cosquillas que tu mirada me hace en el alma...

Sentir que alguien te hace cosquillas en el alma... Y dejarte arrastrar por olas de paz en este mar tranquilo rebosante de cariño. Y mirar hacia el horizonte para encontrar una senda de estrellas que te guíen hacia el infinito amor de un abrazo dado con el corazón al descubierto...

Caminar en la oscuridad de este espacio desconocido, a paso lento, sorteando el miedo, sin más armas que las manos llenas de caricias, saborear cada segundo y vestir la piel con tu aroma. Exponer el flanco izquierdo aún a sabiendas que ya no queda espacio para más cicatrices, pero que voy a decir, si amo el riesgo.

Silencio de paz anidada en el hueco, ganada a pulso en batallas perdidas, la entereza es el arma que nunca falla, y dibujo con mis pies descalzos el camino a seguir sobre la arena de esta playa tranquila que son tus silencios, tus sonrisas, dejándome llevar de nuevo por el oleaje de tu mirada, que me envuelve, me atrapa, me domina y yo, aún intuyéndome perdida, claudico.

La noche me acoge en su abrazo dulce, y sonrío. El aire húmedo que quedó al irse la lluvia, eriza mi piel y me recuerda el tacto de tus labios cálidos. Siento otra vez el hormigueo rozándome el alma y mi risa suena en el silencio, como cascabeles, como cristales de un atrapa-sueños repiqueteando entre sí... Que calma queda tras la tormenta. Me invade y me dejo arrastrar a un sueño tranquilo donde tu abrazo será mi tregua.



Besos y sed felices

8 comentarios:

Roberto dijo...

lo prometido es deuda y al final, acoste a todas... jejej y pude leer tu escrito. Me encanto como siempre. Y me alegro tanto que esa carita vuelva a sonreir, ya te dije que llegaria el momento en que lo veriaa. Ahora que ya leiste mi comentario a estudiarrr ehhh... jeje, yo prometo seguir con las medias pintasss..
besosss

JeJo dijo...

Hola "gaita" ... sólo pase un segundo a saludarte. No creas que me olvidé de vos y de Priscila. Pero a ambas hay que saborearlas con el debido tiempo, y ultimamente me está escaseando un poco. Que esté todo ok por las españas. Olé !!

Trini dijo...

Y que reparador es ese sueño en que tras la tormenta d epensamientos se alcanza la paz, las cosquillas en el alma. Más aús sabiendo que al despertar, el que las hace posible, estará cerca, a punto de un abrazo...

Besos muchos. Deseo que tengas infinitas cosquillas en el alma.

Esther Hhhh dijo...

Así me gusta Teto jeje...

Gracias por tus elogios, creo que me encanta que me leas porque siempre me dices cosas bonitas :-)

Ya sabes quien es el responsable de que no deje de reír.. Tendremos que celebrarlo, jeje, con media pinta para ti y una pinta entera para mi ;-P

Besitos

Ese es mi Boludo me alegra saber que no me olvidás. Espero que disfrutes de las aventuras de Pris.. Ella y sus cosas. Prepárate, que llega el otoño, y con él mi melancolía creativa...

Besitos

Mi querida Trini Lo bueno que tienen las tormentas, es que siempre traen esa paz... Lo bueno que tienen las batallas es la sabiduría que dejan en el poso y que alivia el espíritu...

Me gustan estas cosquillas en el alma, Trini, tal vez porque he aprendido a saborear con deleite cada beso, cada caricia, cada palabra, hasta la ausencia... Ojala y que tu deseo se cumpla y él no se canse de hacerme cosquillas... Mi alma últimamente ríe como un bebé.

Besitos

Ruben dijo...

Asi me gusta verte, feliz y sonriente.
Aprovecho tambien para desearte una reconfortante entrada en el periodo "post-equinocial".
Besos.

el nombre... dijo...

Es muy tuyo eso de cerrar los ojos e imaginarte un aroma a té, quizá un anto lejano...

Que el abrazo pronto llegue, de quien te hizo cosquillas en el alma, con su mirada.

Perdón, pero vos...¿te quedaste tan quietita? ¡Por algo será que usó su mirada para hacerte esas cosquillas!


te dejo un beso. Inmenso.

Esther Hhhh dijo...

Rubén Si hay algo que demuestra cuando alguien es verdaderamente un amigo, es cuando a partir de cualquier cosa, incluso de un relato como éste, el amigo es capaz de intuir tu estado anímico... Y hasta ver tu sonrisa.

Un besazo y gracias por estar...

Ah y gracias por desearme feliz entrada en el otoño.. Ya llega el tiempo de la creatividad..

Besitos

El Nombre Cuando imagino o cuano recuerdo, lo hago con los cinco sentidos. A veces me ha pasado como un sonido, un aroma o hasta el tacto de una superficie, me ha recordado otro lugar y ha traído a mi memoria recuerdos... Por eso cuando intento pintar con mis palabras las imágenes, los recuerdos o las situaciones, procuro dejar la perspectiva de todos los sentidos o, al menos de una gran cantidad de ellos.

Espero que pronto me vuelva a abrazar, y también espero que siga haciéndome estas deliciosas cosquillas..

Yo no me quedé quieta, por supuesto, El Nombre, jejejeje... ¿qué pensabas? Yooo procuré hacerle cosquillas a él...

Besitosssss

KAMELUCHA--MELA dijo...

Soy cortita yo,,,,,este es la primera pagina que me tropece hace tiempo,Cosquillas del alma,,sii..
Yson tan hermosos tus ......sentires, pueden ser dolorosos si,,pero no por eso dejan de ser una lindura.
Te felicito de verdad,,,pero seguirè leyendote da gusto..auqneu sea de hace tiempo ..es hermoso.
un besillo