martes, diciembre 11, 2007

Alguien que cuide de mí



Recuerdo un día de sol, entrando el otoño, los columpios a los pies de los chopos, los chopos moviendo sus ramas al ritmo que el viento les marcaba y yo columpiándome. Tendría unos seis o siete años. Mis amigas se columpiaban a mi lado. Hablábamos del futuro, ellas se veían casadas con un médico o un abogado, con muchos niños. Amas de casa, idea que mezclaban con las nuevas que llegaban para las mujeres en aquellos momentos de transición y cambios... No hacía mucho que había muerto en un trágico accidente de avión, en Alaska, Félix Rodríguez de la Fuente, mi gran ídolo... Y mientras ellas hablaban de casas llenas de niños, de maridos perfectos y vidas en rosa chicle, yo les decía que nunca me casaría y que desdeluego no tendría hijos. Yo entonces soñaba con ser reportera gráfica de primera línea de frente, como aquellos que tomaban las fotos en Vietnam. Y si no, sería como Félix Rodríguez de la Fuente. Consideraba yo en aquel entonces que era, en ambos casos, una vida no exenta de peligro y no podía arriesgarme a dejar una familia rota si perdía la vida.

En aquellos días, mientras mi familia se iba rompiendo en pedazos, yo me escudaba del miedo negándome a lo convencional. Y en secreto soñaba con príncipes azules bailando conmigo, mientras pájaros y ardillas cantaban para nosotros.

Me he pasado media vida topándome con los tipos menos adecuados, escapando del príncipe azul por la puerta de atrás.

Anhelo los abrazos, las muestras de amor, escuchar dos simples palabras dichas desde el fondo. Alguien que cuide de mí. Alguien a quien cuidar. Alguien que quiera matarme y se mate por mí.

Hay momentos en que miro el silencio de mi casa vacía. Escucho la imagen solitaria que el espejo me devuelve y toco el aroma ausente que no acaricia mi piel... No es difícil encontrar alguien que caliente el espacio vacío de mi cama. Pero anhelo aquellas palabras absurdas, esas pequeñas tonterías, esos momentos robados a un beso.

Asumo que la vida está demasiado cara como para que alguien quiera arriesgarse... Y a veces me pregunto si alguna vez alguien me querrá. A pesar de aceptar la realidad, hay una princesita traviesa paseándose por el laberinto de mi alma, que a veces me pregunta por el príncipe que venga a rescatarla, para consentirla y hasta dejarla libre de mis cadenas.

Hay días que miro sin mirar y me dejo llevar por los sueños, vuelvo a ser Buttercup y espero ese canalla capaz de repetirme, hasta la saciedad “como desees” por no decir “te amo”, que a veces es más fácil buscar sinónimos.

Y no es que necesite a nadie para ser feliz, pero quisiera poder dejarme llevar a veces, tener un regazo donde descansar mi cabeza y poder cerrar los ojos. Hace tanto tiempo que escuché por última vez “te amo”, que he olvidado el sonido de esas palabras, el revuelo de mariposas, lo bien que a veces sienta saberse la protagonista del sueño de otro.

Hay momentos en que el rosa no me parece un color tan repelente...

Besos y sed felices



7 comentarios:

Trini dijo...

Ay, Esther, Esthersita, qué voy a hacer contigo...

Creo que, en estos tiempos pre-navideños, a todos nos da por revisar nuestros interiores. Nuestras sobras y carencias. Ay, ojalá lleguen pronto los Reyes...

No, el rosa no es un color repelente, claro que, depende del tono:):):)

Besitos

Esther Hhhh dijo...

Bueno.. Hay cosas Trini que a veces me superan... No he podido coger mi Avión y disfrutar de mi regalo de cumpleaños, el que yo me hice, simplemente porque hay un tipo por ahí que se divierte haciéndome daño...

Todas las cosas tienen su límite, y a veces me pregunto por queé abusan tanto del mío.

Besos

Roberto dijo...

El rosa , un color maravilloso, todo depende de los ojos que lo miren...

xicoteta a ver si alguna de las frases que has escrito "no necesito estar con alguien " ... las recuerdas mas a menudo...
besitosss

Esther Hhhh dijo...

Ains Tetito A mi es que no me gusta el rosa...

No olvido nunca esas frases, xicotet, pero a veces hay quien es capaz de trastocar mi vida. Quizá por eso en otros momentos decido que mejor solita que MAL acompañada. Y ya sabes por quién lo digo.

Besitos

Diego dijo...

Hola Esther, hace tiempo que no paso por tu blog... ¿Y por qué incluso las entradas tristes que escribes son tan poéticas? Sabes que no estás sola.

kiss-bis dijo...

Hola wapisima, hay mucha gente que te quiere sabes y entre ellas me incluyo yo, aunque tu estas hablando de otros quereres jajaja, se perfectaamente lo que estas diciendo y lo entiendo, pero hay que buscarle siempre el lado positvo a las cosas.
AHHH y una cosa yo prefiero el fuxia al rosa clarito, el fuxia me gusta muxo mas.
Un besito cielo.
kiss-bis

Esther Hhhh dijo...

Diego Si te digo la verdad, pues no lo sé, es mi forma de expresar, de liberarme. Tú que me conoces bien, sabes que lo mío es la comunicación y escribir se me da mejor que hablar en ciertos momentos... Muchas gracias por tus palabras.

Besitos

Ya sé ya sé Suegri sé que no estoy sola y aunque esta entrada sonara algo triste, más bien es melancolía, añoranza. Ahora mismo soy feliz también y la verdad es que por un lado deseo que alguien me cuide pero por otro lado me pregunto si realmente quiero perder parte de mi libertad con ello... En fin, que lo que tenga que ser, pues será...

Besitos

PD: Yo estoy contigo, mejor el fuxia (¿quien le pondría el nombre a este color?)