viernes, agosto 08, 2008

GoTan

Adriana Varela - A...


Latidos de comparsita, sonando bajo los pliegues de tu pecho, el porte recto, la mirada fija en ella que adelanta el paso, largas tabas apenas cubiertas, tacones de aguja que resuenan en la tarima y el bandoneón con pereza deja caer los compases que aceleran tu pulso.

Te acercas, te alejas, y el mestizo acompaña al bandoneón, de la misma manera que sus tacones merodean tus pasos hasta que tu mano se enrosca en el talle de su cintura y la atraes hasta vos.

Desaparece el gentío, y solo el canto desgarrado de quien recuerda a Malena, mientras sus ojos de hembra se clavan sin piedad en tu mirada y en un desliz tus labios intentan besarla, pero ella hace una quebrada, las caderas marcando, y gira sobre sus tacones para dejarte plantado.

Voltea el budín sin parar sobre la punta de sus pisantes, coqueta, buscándote. Le agarras la barbilla y la obligas a mantener el embroque y ella seductora se deja llevar, envolvés su cuerpo en tus brazos y fiel al fueye, seguís el paso, casi enamorados.



Flamea la pollera de ella y vos dibujas un ocho, agarrando bien su cuerpo, sigue grave el bandoneón el candengue de tus pasos, y es puro fuego tu mirada, pasión de arrabal, una vuelta, filigranas que suben el calor, mientras el brazo como una serpiente se enrosca en el talle.

Cerrando los ojos, se deja llevar por los violines que hablan de amor y otras dudas al acordeón, entregada en tu abrazo, como una sombra, te persigue a cada compás.

Tango arrabalero, de mil noches y estrellas, sangre de sur en tus venas, el fueye que rezonga esperando a la pebeta que te robe el corazón. Tango de barrio viejo, de Pompeya, seductor, sensual apasionado.

Naciste para bailar tango, y es el tango como tu historia de amor, que te arrastra, te domina, y como endemoniados tus pies siguen el ritmo que marca el bandoneón. Aprendiste a amar con tango y con tango aprendiste a llorar, son de milonga tus besos, tu corazón late en cuatro por ocho y el alma empeñaste por bailar con esa mujer.

Sos de tango, no lo negués que el alma ya te clama por el canto de un bandoneón, que los pies se pierden en la comparsita y otra noche más, bajarás desde Corrientes a Callao, latidos de cuatro ocho en las venas, que no decaiga el compás, que vos sos tango y el tango es vos.



Besos y sed felices

Me permití el lujo, con vuestro permiso, de tender un puente que cruce el "charco" entre Valencia y Buenos Aires...

13 comentarios:

Mr L dijo...

El tango solo es una palabra...
...PASION.

KAMELUCHA--MELA dijo...

Hermoso tu desvario sobre el tangoo ,estoy totalmente de acuerdo es pasiòn y arte...un arte que a veces ,depende con quien,
de una delicia bailar...complicado,,pero bale la pena hacerlo..me gussta.,,esque bailarr...es...soñarrrr..
besitoss

Esther Hhhh dijo...

Completamente deacuerdo contigo Mr L, aunque yo añadiría, además otra segunda palabra: Seducción.

Besitos

Gracias Kameluchita, a mí me encanta bailar, y el tango me vuelve loca, mmmmmmmmmmm

Besitos

Juan dijo...

Hola esther! Si que hace tiempo si. Siempre escasea el tiempo.. me gusta volver de vez en cuando y dejar que tus escritos me seduzcan.. Un besito

Trini dijo...

Sólo he vito una vez, en directo, bailar un tango y, esa escena se me quedó grabada para siempre. Y ahora, eres tú la que me has revuelto la memoria con esta preciosa prosa, con este tango hecho palabras que, no puede ser más bello.

Besitos Esthersita

Esther Hhhh dijo...

Juan, mi querido Juan, pero cuanto tiempo sin leerte. Me alegra saber que, aunque no me dejes mensajitos (cosa que echo de menos no sabes cuanto) sigas entrando por aquí.. ¿cómo está tu peque?

Besitos de corazón.. Escribe algo prontoooo

Ains mi triniá que cosas más bonitas me dices siempre, me vas a poner rojita... El tango es uno de mis bailes favoritos. Yo digo que tengo un buen cacho de mi corazón al otro lado del charco, no sé como puedo querer tanto una tierra que no conozco, y sin embargo adoro Argentina, sobretodo esa ciudad, Buenos Aires... Pero también sus paisajes, desde los Andes, hasta la Patagonia, pasando por la Pampa y sus gauchos, y esos "Cuartos de milla" que tanto me gustan... Y el tango. Me unen a Argentina tantas cosas... Y ahora, todavía un poquito más.

Besitos

Mr L dijo...

Tienes razón en el apunte de seducción...

Pero PASIÓN y SEDUCCIÓN, ¿pueden ir separadas?

besos

Ana Estu dijo...

Precioso, has captado el alma del baile.

Cada vez que voy a Europa me preguntan si se bailar tango. Voy a tener que aprender o seguir mintiendo que soy Venezolana.

Esther Hhhh dijo...

En ocasiones sí, Mr L ;-P

Besitos

Hola Ana, bienvenida a mi espacio. Gracias por tus palabras. Yo creo que mejor aprendes, jejeje...

Besitos

Susana dijo...

No debe de ser nada fácil aprender a bailar bien el tango...cuanta pasión hay en él, y que bien lo has descrito con tus palabras!!!

Besos!!!

Su

Esther Hhhh dijo...

Su En verdad no es tan difícil, al menos por lo que poquito que yo sé. Pero sí es cierto que hace falta pasión. El tango no se baila con la cabeza, se baila con el corazón. Si cuentas demasiado los pasos y estás demasiado pendiente, se pierde la esencia... Al menos así lo siento yo. Cuando suena un tango, el fueye se te mete en el alma y te arrastra, se enreda con los latidos del corazón y ordena a tus pies, a tu cuerpo entero para que se mueva, como marioneta, entre sus notas...

Si la pasión tiene un ritmo, sin duda ese es el del tango.

Besitos

Maribel dijo...

El arte de la seducción hecho baile!!!!

No es nada difícil aprenderlo, pero se olvida fácil si no lo practicas, como casi todo en esta vida. Os animo a aprenderlo, a nosotros nos encantó la experiencia, de hecho le tengo en estos momentos intentando recordar los pasos. Ya mismo dejo de escribir y me bailo uno con él, para refrescarle la memoria....

Besitos!!!!!!

Esther Hhhh dijo...

Jajajaja Maribel eso, refréscale la memoria, y disfrutad...

besitosssssssss