miércoles, enero 03, 2007

Cuando Duermes



Duermes. Me he quedado a tu lado, mirándote, la respiración regular, las largas pestañas cerrando tus ojos, el pelo desordenado, esa leve sonrisa en tus labios. Me encanta ser la voiyeur de tus sueños, espiar tu respiración, el leve movimiento de tus ojos, el modo en el que tu pecho sube y baja, apoyarme sobre él y escuchar tus latidos regulares.

Me encanta cuando tu brazo me busca a ciegas, desesperado hasta encontrarme y entonces me afianzas a ti como si repentinamente tuvieras frío y sólo mi cuerpo pudiera abrigarte.

Hay noches en las que el alba me sorprende mirándote, escuchando tus sueños, el silencio de tus secretos y tus palabras dormidas, inventando la forma de deslizarme de puntillas en el zaguán de tus pupilas, hasta llegar a donde inventas universos, para jugar contigo, pasearme por jardines de fantasía y navegar en mares de agua violeta y peces de colores insospechados.

Tu cuerpo revela lo que tu mente despierta no atina a decirme: Que me anhelas cuando no me tienes, que me abrazas en los espacios vacíos que las horas dejan al bullicio, que en secreto besas al aire imaginando mis labios y vuelas hasta mis brazos cuando el día se hace eterno y alivias así el ahogo de tu cotidianeidad.

Leo en los surcos de tu piel relajada poemas de dulce sonoridad. Bailo en el compás de tu respiración acompasada y me adormezco en el regazo de tus manos suaves y laxas. Extenuada al amanecer mis ojos ceden a la tentación de tu hermoso sueño y caen rendidos en el sopor, y mis labios besan distraídos tu espalda, hasta que giras para abrazarme, recolocándome en el hueco que tu cuerpo hace a mi medida, y definitivamente duermo, vencida por tus sosegados susurros en mi oído, cubierta de tu brazo, escondida dentro de tu cuerpo refugio, perdida en la apacible tranquilidad de tu sueño armónico, y aunque me revelo una vez más contra el impulso indomable de quedarme dormida, por mirarte un instante, tus argumentos son más firmes que mi rebeldía y al final dejo que Morfeo me lleve contigo hasta que tus labios me despierten dulcemente cuando el sol corone el día.



Besos y sed felices.

Nota: para esta entrada quería la canción de Cómplices, "Cuando duermes", pero no ha sido posible. Espero que os gusten las que he seleccionado.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

ooooouuuu, es precioso...y me hace recordar las horas que paso obsevando el sueño de mi novio, no sé por q esas cosas te hacen querer más a la gente,y tambie´n me recuerda una canción de un grupo llamado AEROSMITH...QUE DICE...I don't want to close my eyes, I don't want to follow sleep couse I miss you baby , and I don't wanna miss a thing...}


Un beso

Esther Hhhh dijo...

Ains BAR que te gustan Aerosmith, vaya vaya, así que va a ser que te gusta el rock casi tanto como a mí... Pués sí, ya ves, a veces cuando quieres de verdad a alguien, no dormirías por velar sus sueños...
Besitos guapa, ah, y Feliz 2007 (ya te lo dije ¿verdad?)

pando dijo...

jooo eso me recuerda a que aquella noche en madrid cuando yo dirmia.. y de vez en cuando me despertaba y lo veia a el mirandome sin dormir toda la noche abrazandome mirandome y besandome .... aainnsss joooo.
besitos tataa

Esther Hhhh dijo...

Jo tata que bonito... Sniff, me vas a hacer llorar... Oye tata, que en Marraquech tu boyito también te miraba mientras dormías y hacías ruiditos y no la dejabas dormir, grrrr... (ups, se me escapó, jejeje)

Besitos de pocholate

Trini dijo...

Un texto precioso, ojalá tengas infinitos despertares como este.

Besos

Esther Hhhh dijo...

Gracias por tus elogios y tus deseos, Trini.
Un beso

Anónimo dijo...

Eso es buscar al insomnio su verdadera razón de ser.

Un beso.

Anónimo dijo...

Hola Esther, accidentalmente he venido a parar aqui, sólo buscaba cosas en árabe, ya que he estado en Marruecos hace pokito, y upss...no se que me hizo llegar a tu blog, pero afortunado accidente! Tienes un blog muy lindo, asi como tu forma de escribir, llega al mismo sitio de donde procede. Un saludo! uppss..

Esther Hhhh dijo...

Red Hola, jeje, feliz año, guapetón.
Pues sí, esta es una buena forma de que el insomnio recobre algo de sentido.
Besos
Anaska Gracias por tu visita. Estuve en Marruecos en verano. Si lees en mi mes de agosto, hay algunas entradas relacionadas con ese viaje. Probablemente eso es lo que hizo que tu búsqueda fuera a dar conmigo. En fin, gracias por tus palabras, bienvenida y espero que mi visión de Marrakech y del desierto te gusten.
Besitos