jueves, octubre 18, 2007

Buster, La General y yo



Cuando era pequeña me sentaba, a eso de la media tarde, delante de la tele, sin nada más que hacer, aparte de jugar. Era habitual entonces que a esas horas, y dentro de la programación infantil, pusieran películas de cine mudo. Me encantaban. Me quedaba embobada mirando la pantalla. Recuerdo aquella escena del mítico Harold Lloyd colgado del reloj... pero también recuerdo a aquel chico de mirada triste, Buster keaton, al que las cosas le salían peor todavía que al mismísimo Charlot. Recuerdo, sobretodo, “El maquinista de la General”. En aquella época mi juguete favorito era una locomotora de hojalata, que hacía el ruido del tren y pitaba, girando sobre sí. La General era aquella máquina y Buster su conductor. La verdad es que yo no sabía entonces mucho de guerras ni de hombres de uniforme, pero sí tenía claro que yo quería, por encima de todo, conducir aquella preciosidad. Me imaginaba junto a Buster, echando carbón a la caldera, o intentando, por encima de todo que no la dañaran. Me imagino sentada junto a él en el riel de las ruedas, mientras la máquina se pone en marcha, improvisando un balancín para animarnos después del rechazo de su novia.

Buster se pasa casi todo el tiempo intentando recuperar a sus dos amores: a Annabel porque si no es del ejército, ya no le quiere, y a la General porque unos desertores se la han robado. Y así, entre intentos fallidos, que al final salen bien, como el del cañón, que casi se dispara contra él mismo, como un auténtico antihéroe de los que ya no hay, recupera a Annabel y salva a la General, entrando triunfante en la estación, mientras ella, orgullosa e imponente, va dejando una hilera de silbidos y humo. Y mientras, yo, con mis ojos infantiles, mirando de hito en hito la pantalla, respirando acelerada, allí, en el suelo, sentada en la moqueta y abrazada a la locomotora de hojalata... y sonriendo porque, en aquellas películas, siempre había un final feliz.

Besos y sed felices

Este relato ya tiene tiempo, pero prometí a Enttropia que lo publicaría para que lo pudiera leer, así que lo prometido es deuda.. Besos a todos.

7 comentarios:

Trini dijo...

Pues no sabes como me alegro de que o hayas sacado, porque es precioso. Yo también recuerdo esa pelicula, claro que, de pequeña no era tan soñadora como ahora, aunque ni ahora te alcanzo en el soñar.

Besos

Esther Hhhh dijo...

Gracias Trini. Yo tengo el VHS de esta peli. Es uno de mis iconos cinematográficos (que tengo unos cuantos). Y este texto es mi "ojito derecho" dentro de mis relatos, ya que es el único que tengo publicado. Lo envié para un concurso de Cinemania, hace unos años, y me lo publicaron. Creo que he mejorado (o eso espero) en mi narrativa, pero le tengo mucho cariño a este texto. Lo escribí, creo, en el 2000 y me encantó leerme (con algunos retoques, eso sí) en una revista de tirada nacional, jejeje...

Besitos

Roberto dijo...

... pues eso iba a decirte yo , que no me parecio tan bueno como los que he leido hasta el momento, si has mejorado mucho aunque tampoc esta nada mal.. uyyyy tirada nacional, y aún no me firmaste ningun autografoo. A ver cuando sacamos a nuestros niños y nos vamos tu y yo con la locomotora...
besos

Esther Hhhh dijo...

Ya ves, Teto, jejeje, tirada nacional y todo... Tú ya sabes que sólo se trata de juntarnos y nuestros niños salen solos. Lo malo es la locomotora que ya no la tengo, snif, pero oyes, siempre podemos buscar una ;-P

besitosssss

Ruben dijo...

Pues a mi me sonaba haberte leido algo sobre esta pelicula en concreto, pero no habia leido tu publicacion... Cierto que has mejorado con el tiempo, o eso me parece, porque habria sido muy dificil que hace unos años escribieses mejor que ahora (viendo como escribes hoy).
Besitos.

Esther Hhhh dijo...

Si, Rubén, hay un post anterior mío que habla de trenes y nombro esta película que adoro... Que buena memoria la tuya, porque ese post es de los primeros de este blog.
Gracias por los elogios, yo espero seguir mejorando en mi estilo.. Ahora estoy esperando a Pris, que parece ser que viene a contarme más cositas, jejeje..

Besitos

el nombre... dijo...

hoy sin leerte, sólo a agradecerte tus palabras, todo salió bien, y el aliento de uds. fue un respiro para mí.
Suerte el mes próximo.

vuelvo el finde con tiempo!!!!