jueves, agosto 27, 2009

Un beso de esos



Bailaban en la pista, tal vez llena de gente, tal vez vacía y en un despiste del azahar, sus labios fueron a encontrarse en un abrazo tan largo como la eternidad, tan leve como un suspiro, tan esperado, tan improvisado, tan lleno de todo y de nada que supo a miel y a limón, a agua y a vino, como el pan y la sal, se dieron en un beso todo el universo y, apenas un aliento..

La pista quedó desierta, el suelo se volvió nubes, la música sonaba al ritmo de sus labios, y sus labios al ritmo de sus latidos, embebidos en sí mismos, bebiéndose sedientos, rasgando las normas preestablecidas con un gesto sencillo y simple. Uno de esos besos transgresores, revolucionarios para el alma, rebeldes, transgrediendo sentimientos, yendo más allá de lo que es políticamente correcto..

Un beso encadenado a otro, como eslabones, formando una cadena de cariños tan larga como el tiempo invertido en demorar aquel beso. Ya no hubo contención ni buenos modales, ya no se pararon a pensar en quien miraba, se besaron con el alma, con las manos y con los ojos, con las sonrisas y hasta con la vida. Se besaron con todo lo que tenían al alcance de sí mismos, se rodearon de caricias y mimos, de alegría y esperanzas recién nacidas, siguieron besándose hasta cuando no se besaban, con miradas traviesas, sonrisas pillas y palabras desvergonzadas.

Fue uno de esos besos que pueden durar una eternidad, con principio impreciso y final inconcebible, un beso largo como la eternidad del instante. Pura adicción de labios y texturas, de saborearse hasta saciarse y seguir degustándose hasta volver a desear saciarse. Enredo de lenguas entreveradas, caricia enmarañada hasta embrollar las almas. Un beso envolvente, embaucador, repleto de sueños y alegrías, y sin embargo tan efímero como para desear el siguiente.

Se besaron como náufragos en busca de tierra firme, como dos superhéroes salvando al universo, como Bonnie and Clyde en su última aventura. Se besaron como desconocidos, como amantes, como fugitivos y hasta como amigos. Se besaron de todas las formas posibles y también las imposibles. Se besaron con todos los besos inventados, y luego siguieron inventando besos desconocidos. Se besaron desde el pelo hasta los pies, y desde los pies hasta el infinito y media vuelta hasta volver a besarse de nuevo. Empezaron y acabaron, para volver a empezar de nuevo en un bucle eterno, sin tiempo ni espacio, salvo el que ellos mismos crearon en ese instante. Nacieron de nuevo, se crearon el uno para el otro, se complementaron y, beso a beso, caricia a caricia, crearon su propio universo, el principio de su vida lo marcaron con aquel beso.

Fue un beso de esos, de esos que no terminan. Un beso de esos que cumplen un sueño. Uno de esos besos con los que se cruzan los mares de china...


Besos y sed felices

10 comentarios:

Catalina dijo...

Esther querdida mía!!

Los besos...ay omá que ricos.
Precioso lo que nos cuentas y como tú lo cuentas.

Quiero saber como está tu corazoncito: recuperado, ilusionado, en proceso...Hace mucho que no te pregunto.

Te mando un beso muy fuerte y gracias por tus palabras siempre amables y cariñosas hacia mi.

Me quedo con esto (si no te importa) "Se besaron de todas las formas posibles y también las imposibles. Se besaron con todos los besos inventados, y luego siguieron inventado besos desconocidos"

Besos mil
Cataquerida.

Fortunata dijo...

Esos besos que se alargan en el tiempo..y que cuando se acaban le parece a una que todo fue un sueño...

Besos

Esther Hhhh dijo...

Hola Cataquerida:

Gracias por tus palabras ¿leíste el anterior, el de "un par de palabras"?

Mi corazón está bien, gracias, jejeje. Ilusionado, con alguna que otra reserva y algún que otro miedo, pero feliz. Creo que encontré mi príncipe, ya te lo dije en algún lugar. Pero ahora lo tengo algo lejillos... Aunque no tardaremos en volver a juntarnos, ya falta menos de un mes. Es la primera vez que nos separamos tanto tiempo y se hace difícil para ambos, pero todo pasa, para eso sé tener paciencia.

Gracias a ti por tus besitos. Es difícil no ser cariñosa contigo, jejeje. A ver si mi suerte en el trabajo cambia pronto, ahora que mi vida anda de mudanza, y puedo ir a tu isla. Digo yo que será fácil encontrarte, jejeje, sólo tengo que preguntar por Paquirrín (el coche), buscar rastros de brillo y huellas de taconazos, jajajaja...

Besitos grandes, ah, y no, no me importa que te quedes con esa parte... Siempre y cuando no me quieras robar el recuerdo que la acompaña, cosa que sé seguro que no harás.

Mi querida Fortu gracias de nuevo por tu visita. A juzgar por lo pronto que volviste a pasar por aquí, me parece que echabas de menos mis silencios, jejeje.. Gracias de corazón.

¿Tú crees que siempre se acaban?¿Y si no se acabaran, y si fueran de esos, de los que son realmente eternos? Porque hay besos así, sólo hay que encontrarlos, y sí, es difícil, pero digo yo que en algún lado andarán...

Besitos

TriniReina dijo...

Un beso que no se olvida, así toda una vida pase.

Que ese beso sea el principio de mushos otros besos inolvidables, inacabables.

Besos

Esther Hhhh dijo...

He de reconocer, mi querida Triniá, que la historia de este beso ya tiene varios meses, aunque yo he tardado en escribirla...

Besitos

Danthe dijo...

Uao, que besos, has descrito todos los besos y mas,:)...


un Besooo...


Danthe.

TriniReina dijo...

Si al fin vienes y traes un poco de tiempo, no olvides avisarme.

Besos

Esther Hhhh dijo...

Gracias, Danthe me alegro de que te hayan gustado mis besos...

Besitos

Mi querida Triniá, ya te contaré por privado, pero claro que te aviso, cuando vaya, ya sea de rebote o de visita, jejeje...

Besitos

Grénmabar dijo...

Increíble dosis de belleza y pasión.

Mis más sinceras felicitaciones, Hoshi.

Esther Hhhh dijo...

Bienvenido Grénmabar.. ¿Hoshi? Hacía mucho tiempo que nadie me llamaba así...

Besitos