martes, abril 20, 2010

Azahar por Azar



Noches de Azahar, con rachas de Azar... Vino el Azahar para rondar la primavera y yo dejé, por Azar que tú revolotearas a mi vera. Azahar en las calles, bajo la alfombra de la noche traicionera, dulce Azar que deja jugar a la luna, partidas de póker, apostándose el rocío del amanecer. Azahar blanco y suave que se enreda entre los bucles de mi pelo y me alumbra la mirada y la sonrisa, con notas de azar zalamero y tramposo que a veces te trae a mí y otras me deja sin aliento.

Noche de Azar y de Azahar nocturno, perfumando cada paso, cada sonrisa, cada momento. Lluvia en los zapatos y en el alma, clases de baile para sortear la mala suerte y el Azar en el bolsillo izquierdo, al abrigo de los sentimientos.

Flores de Azahar, dulces e ingenuas, casi superfluas e inocentes, dicen los lirios que todo es apariencia bajo la angelical suavidad blanca que las cubre, y el Azar quiere que ellas adornen esta alegoría de primavera sorprendida y sorprendente, de aliento azaroso y mirada azarada.

Bailemos, trasnochemos envueltos en el azar perfumado de azahar, demos rienda suelta a la aventura de pasear por las calles alfombradas con notas de dulzura y sueños de otros lugares, dejemos que la promesa de gotas ácidas en el paladar nos deje por ahora su aroma enmarañado entre las hebras de nuestra suerte, la suerte de habernos perdido al mismo tiempo y en el mismo sitio, que el azar tiene estas cosas, ¿o tal vez sea cosa del azahar? Empiezo a embriagarme con el aire cálido de la primavera que nos invade, llegó casi sin permiso, maldita tramposa disfrazada de inocentes flores y rayos de sol atravesando la lluvia reticente de un invierno que no acaba de querer irse.

Mis pasos hacen surcos entre las estrellas y la aurora y me pregunto por qué el azahar sólo perfuma la noche, es casi tan embaucador como el azar y tan seductor como el augurio del sol que ya llega... Abrigos de deleite y almíbar en el alma, caminos de azahar que por azar me llevan hasta el zaguán de tu mirada, y la noche que no acaba y la luna que sigue picarona, sonriendo al sol de primavera, y yo que ya no sé si fue el azar o el azahar quien me trajo hasta este lugar donde los sueños locos nacen y deliran entre suspiros y galanterías.

Sigue el Azahar trazándome el camino que mis pies recorren por azar, de vuelta a mi alcoba, antes de que el sol me encuentre embriagada de sonrisas y un poquito enamorada de este tiempo de cerezas...

Besos y sed felices

10 comentarios:

TriniReina dijo...

Esta primavera, debido a las largas lluvias, llegó tarde el azahar y, por eso, aún perdura en el árbol y aún nnos trasmina al anochecer. Entre azar y azahar, prefiero infinitamene a este segundo, porque por mucho que se retrase la primavera, sabemos que siempre florecerá, en cambio el azar, como dice la canción, es caprichoso...

Besos y azahares

Esther Hhhh dijo...

Mi querida Triniá, yo también prefiero el Azahar, el de la flor blanca y buen aroma, al azar, que nunca se sabe por donde va a tirar... Me encanta ese aroma al anochecer, entre dulzón y ácido. Y la promesa de las naranjas de otoño. Debe ser que soy de Valencia, y lo llevaré en la sangre, como el Mediterráneo, jejeje...

Besitos y azahares para tí también

Enttropia dijo...

Y pasear por la ciudad y que de pronto te asalte el olor del azahar, un aroma sensual que nos acaricia la piel y nos hace sonreír.. Y pensamos en hacer el amor, hacerlo y deshacerlo entre la suavidad de tercipelo de las noches de primavera y cortinas de azahar, amar y desamar por azar, amar una hora, toda la noche o una vida, por azar o azahar... En mis intermitencias, hacía tiempo que no te visitaba, pero aquí estás, hermosa y dulce como siempre, cubierta de azahares. Un beso muy fuerte.

Esther Hhhh dijo...

Te echaba de menos por aquí, Entro. No sabes cúanto me alegra leerte... Y sí, se nota que tú también paseas, al anochecer, las calles de esta ciudad que se engalana de azahar en primavera..

Gracias por tu comentario lindo

Besitos

El chicharrero terrible dijo...

Desde donde me encuentro no huelo el azahar.
Afortunadamente el azar en cambio, no me abandona; y todos los días me ofrece una variedad de pequeñas variaciones que antojan la realidad ese tinte de veerdad que hace que nos sintamos vivos.

Mola tu blog, como ya molaba hace tiempo. He regresado a escribir y a leer por la web, seguiré viniendo por aquí.

Esther Hhhh dijo...

Hola Chicharrero, me alegra muchísimo volverte a ver por aquí, nos faltaba un poquito de olor a islas en este rincón, desde que tú no te pasas...

Gracias por tu comentario. Espero que el azar te siga brindando buenos momentos y el azahar, aunque sea de lejos, te perfume los atardeceres...

Besitos y hasta pronto

MG'lohi! dijo...

el azahar, prporciona esas ganas de impulzarte a campos desconocidos ... es tan incierto .. que parece fabuloso :)

Esther Hhhh dijo...

Bienvenida MG'lohi!...

Más bien es el AZAR y no el AZAHAR, pero sí, es cierto... Su parte de improvisación es lo mejor que tiene.

Gracias por tu visita, espero verte más veces por aquí.

Besitos

TriniReina dijo...

Un fuerte abrazo Esthersita. Espero que estés bien.

Besos

Esther Hhhh dijo...

Lo estoy, mi querida Triniá, lo estoy, pero con exámenes, jejeje...

Besitos