martes, noviembre 17, 2009

Noviembre dulce



Caen las hojas lentamente en este otoño perfecto. Cubren de amarillo y ocre el asfalto, dejan un rastro que huele a invierno. Nacen silencios y sueños en caminos cubiertos de oro, en noches estrelladas, anhelantes de versos bisoños.

Noviembre dulce, de sabor a castañas y chocolate, de lluvia eterna y lenta, que limpia de malos recuerdos, pariendo otros nuevos.

Calles de paraguas que cubren anónimos amantes, dando pie a sonrisas y susurros. Amor emergente en este año que va muriendo, mientras nuevas vidas despuntan.

Noviembre de miradas convergentes, reavivando fuegos que caldean noches heladas. Llueve de nuevo, el viento arrecia en este otoño perfecto, en esta ciudad cálida, que se estremece ante el invierno entrante.

Paseo entre hojas caídas, de colores otoñales que la lluvia intensifica. Nada es tan perfecto como sentir el otoño bajo mis pasos.

Discurro bajo el paraguas, dejándome calar por esta lluvia de promesas, hechizada por las luces de neón, completamente rendida al encanto de esta urbe. Perdida y feliz de encontrar, poco a poco, el camino hacia el que me dirijo. Tan lejos de todo, tan cerca de mí, tan sola y sin embargo lejos de la hiriente soledad.

Noviembre dulce, de nuevos amigos, de otoño profundo, de noches largas, llenas de vida. Otoño de cerveza y té a partes iguales. De sidra y buena compañía, Noviembre de notas de jazz entonadas por una voz cálida en noches al calor del fuego.

Miradas de intenso azul, perforando mis sentidos, momentos mágicos de un mágico otoño que no quisiera perderme. Pinceladas de seducción, risas y buenos momentos. Ciudad encantada, si ahora es tu peor momento, ¿Cómo serás en otros tiempos más halagüeños?.

Ciudad que se rinde a mis pies cuando la miro desde la atalaya de un autobús rojo pasión. Gentes que pasan, otras se quedan y siempre nuevas miradas, paisajes nuevos que ofrecen un arco iris de esperanzas y buenos augurios.

Otoño perfecto, hojas que caen lentamente mientras me adentro nuevamente en el corazón de esta metrópoli… No vengas a buscarme, voy a seguir perdiéndome un ratito más, para seguir encontrando respuestas…

Besos y sed felices

23 comentarios:

TriniReina dijo...

Afortunada tú que vives en otoño. Por aquí ya no sé que estación extraña transitamos.

Esther, que feliz me he sentido al leer este texto que rezuma, si no felicidad extrema, sí una serena felicidad, una esperanza floreciente.
Me alegro por ti y espero que este otoño que disfrutas se convierta en un invierno genial y de paso a una primavera gloriosa.

Besos muchos

Grénmabar dijo...

Es la estación que más me gusta, pero estoy con Trini... Creo que aquí no ha habido otoño este año o se está burlando de nosotros.

Saludos, Hoshi.

Esther Hhhh dijo...

A los dos, os puedo asegurar que aquí hay un otoño de lo más típico, vamos: Lluvia, viento, hojas caídas, temperaturas entre 10 y 14 grados... Lo que se dice un otoño a la vieja usanza.

Mi querida Triniá Estoy feliz, es cierto. A pesar de las dificultades, es, en cierto modo, como si hubiera encontrado el sitio en el que tengo que estar. No sé si es mi sitio de siempre o para siempre. Tampoco sé si sólo es un espejismo del momento... Pero ni siquiera noté eso de la adaptación, simplemente llegué y me sentí "en casa"... Tal vez viví en Londres en otra vida, vete a saber.

Besitos

Bueno, Grénmabar, si te sirve, yo os cedo gustosa un pedazo de mi otoño perfecto, y así, aunque sea a base de palabras (y silencios) lo disfrutáis un poco...

Besitos

Velvetina dijo...

Este Noviembre tuyo transmite mucha serenidad… Me has invitado a que pasee por él cogida de tu mano, desde esta ciudad mía en la que el Otoño se empeña en no asomar.

Me gusta disfrutar de cada una de las estaciones del año, al igual que me gusta vibrar con cada una de las estaciones de la vida. Cada una de ellas poseen su particular encanto, cada una de ellas pasa dejando su huella, cada una de ellas siempre vuelve a resurgir.

Continúa pisando hojas amarillas, continúa paseando en autobuses de tono granate, continua viviendo por completo estos momentos sin plantearte si son un espejismo o si ese es tu verdadero lugar… Sencillamente, ¡déjate llevar sin más!

Un abrazo

Velvetina

Esther Hhhh dijo...

Hola Velve:

¿Qué tal, guapisisisma? Espero que las cosas vayan mejor... Te debo una visita a tu rincón, pero es que últimamente he tenido poco tiempo para el portátil... Aún así, a ver si a la noche me paso y me pongo al día...

En verdad estoy serena, serena y feliz, y eso es lo que supongo que transmito. Tengo dentro sensaciones que echaba de menos y me gustan...

A mí también me gusta disfrutar de todas y cada una de las estaciones anuales, verlas desde este prisma y vivirlas...

Seguiré disfrutando esta ciudad, por supuesto que dejándome llevar, siempre lo hago, pues así la vida suele tomar el mejor camino...

Muchos besos y un gran abrazo, querida amiga...

Isamar dijo...

Hola mi niña

Me ha gustado mucho lo que escribes, no creo que te sorprenda ;) Te noto mejor, no sé, un poco más optimista, o al menos no tan pesimista, y eso me gusta mucho. Debe ser la ciudad, que te ha traído buenas cosas.

Yo el otoño no lo he visto ni de lejos, aquí si me apuras casi antes vamos a la playa que nos ponemos un abrigo.

Que sepas que te pediré información de Londres cuando vaya a visitarlo, porque no sé cuándo, pero seguro que iré.

Un besito

Roberto dijo...

Sólo deberían decirse palabras que fueran más elocuentes que el silencio, frese que escuché no sé dónde ahora, pero que me viene a la cabeza motivada para esta entrada.

Hermosa reflexión.


Saludos,


R

Esther Hhhh dijo...

Gracias Isa, la verdad es que estoy bien, muy bien... Creo que necesitaba este cambio de aires... Pesimista hace ya unos cuantos post que creo que no lo estoy. Y tampoco estuve pesimista... Quizá bastante triste, pero no pesimista.

El otoño parece que se ha hecho perezoso por España, mis condolencias a sus amantes.

Ya sabes que toda la información que quieras, te la doy... Pero de momento ya te digo que Londres hay que vivirla.

Besitos.

Hola Roberto, gracias por tu visita. Hay un viejo proberbio oriental que dice algo como "si tus palabras no son mejores que el silencio, no las pronuncies" es algo así, no lo recuerdo exacto.

Mi blog hace referencia a los silencios en su nombre. Creo que se dice más en lo que se calla que en lo que se pronuncia, que a veces nuestras palabras dicen algo que no dicen nuestras miradas, nuestro cuerpo... Y que a veces la información completa no se entiende si no se interpretan apropiadamente los silencios.

Gracias por tu valoración... Espero que pases más veces.

Besos

Trini dijo...

Esthersita, espero que estés bien y este dicciembre que estrenamos sea para ti mejor aún que el dulce noviembre que nos dejó.

Besos

Esther Hhhh dijo...

Gracias, mi querida Triniá. Estoy muy bien, aunque aquí ya hace mucho frío, jejeje... A ver que tal va diciembre, esperemos que sea como tú me deseas.

Muchos besos, guapa

Valentina Jorquera dijo...

Que bello otoño que vive usted en su ciudad.
Anhelo que alguna vez acá sea así, lleno de alegrías y hojas caídas por doquier.
Muy lindo blog saludos :)

Velvetina dijo...

… Vuelvo a tu rinconcito para responder “personalmente” a tu felicitación navideña.

No importa el lugar dónde nos encontremos en estos días, ni tampoco las personas que nos acompañen porque ¡nada en esta vida es perfecto!. Si está aquí, desearás estar allí y viceversa. Si te acompaña fulanito, echarás de menos a menganito… así que ¡vale la pena disfrutar de los instantes que se nos presentan con una sonrisa!. Y cuando nuestra sonrisa permanezca escondida, ¡demos paso a nuestras lágrimas, o a nuestras emociones o a nuestros sentimientos! porque a todos ellos necesitamos conocerlos.

Sé que existe mucha hipocresía en estos días, pero ¿sabes una cosa? ¡esa hipocresía se nota tanto en el ambiente que podemos esquivarla!, y no dudo que tú sabes perfectamente cómo hacerlo ¿verdad?.

Me ha gustado saber de ti… tengo la sensación de que será una Feliz Navidad.

Un enorme abrazo

Velvetina

Esther Hhhh dijo...

Muchísimas gracias, Valentina. Espero que disculpes el retraso de mi respuesta, pero ando liada en estos últimos tiempos... Voy a pasar por tu blog en un momentito.

Si allí donde vives no es así el otoño, y realmente quieres vivir un otoño de hojas caídas y alegrías, entonces prueba a pasarlo alguna vez en otra ciudad... Yo tuve que irme a 2000 km de mi casa para vivirlo :-)

Besitos

Mi querida Velve, siempre disfruto de los instantes, ya lo sabes, no olvides mi lema, aquel con el que siempre me despedía en la radio (y con el que seguiré despidiéndome cada vez que me ponga delante de un micro) "Cuídate, se feliz, aprovecha cada segundo que la vida te ofrezca y, sobretodo, disfrútalo al máximo" Yo vivo bajo esa perspectiva, aprovecho cada segundo y lo disfruto, o al menos es lo que intento.

Sería tremendo ignorar todo el cariño que me está esperando en casa: Todo el mundo quiere verme, ya tengo algún plan para mis próximos días en Valencia, recibo mensajes constantes llenos de impaciencia y queriendo mi presencia. Estoy muy bien aquí y cuando esté allí echaré de menos esto y, claro, a mi amor. Pero a cambio tendré otros amores, otros cariños. No importa, disfrutaré mi tiempo allí, en Valencia, volveré a pasear por el Mercado Central y a comprar verdura fresca, cogeré mi bici, pasearé con mi perro, conduciré (adoro conducir y lo echo de menos), seguramente vaya a ver la cabalgata de reyes, aunque me fastidiará perderme la New Year's Parade of London... Es lo que tiene estar entre dos tierras.

Sí, será una Feliz Navidad, yo también lo creo...

Muchos besos y cariños, disfruta tú también...

Velvetina dijo...

Esther:
He leído tus mensajes, y no creo equivocarme si digo que nuestros comentarios se asemejan más a cartas “personales” que a meros “comentarios”.

Respondiendo a tus preguntas te diré que soy y vivo en Almería, pero que acepto esa invitación de tomarnos algo juntas sea dónde, cómo y cuándo sea; considero que nunca y en ningún sentido hay que cerrar puertas. A Priscila no he podido conocerla aún, aunque sé de ella; he de estar invitada para poder leer su blog y aún no he encontrado la forma de entrar para poder hacerlo.
Creo que tu filosofía de vida es muy similar a la que he comenzado a tener yo, sin embargo mi mundo ha cambiado sin tener que marcharme lejos de mi entorno; la que ha variado y para bien, he sido tan sólo yo… Valencia, tu ciudad natal, es una de mis ciudades fetiche, ¡¡¡me encanta pasear por ella!!!, así que disfruta de cada una de sus calles, de todas esas luces de colores, del cariño de tu gente.
Nos esperan momentos dichosos si así nos los planteamos ¿verdad?.

Recibe un abrazo muy fuerte… seguimos en contacto.

Velvetina

TriniReina dijo...

Esthersita, no quiero dejar pasar la ocasión de felicitarte la Navidad.
Bueno, eso y muchas cosas más es lo que deseo para ti, ahora y siempre.

Te dejo un fuerta abrazo y muchos besos

Felices Fiestas.

Esther Hhhh dijo...

Para tod@s

Lo sé, ya toca que publique algo, y algo tengo pendiente, pero estos días no he podido casi ni respirar...

Besitos

Velve Me encanta este intercambio de mensajes... Ya sabes (porque te lo he dicho en tu blog) que voy a ver si más adelante me organizo un "touramistad" por el sur y voy a ver a Triniá en Sevilla, a Angelito en Córdoba, a mi amigo Fer en Graná y a ti en Almería, jejeje...

Felices fiestas (con retraso) Y que tengas una muy buena entrada en el nuevo año y todo te sonría.

Muchos besos grandes. Ya te he dicho cómo poder acceder a Pris. Ella te está esperando ya, me lo ha dicho, con una taza de té, claro, ¿con qué si no? jejeje

Besitos

Mi querida Triniá Disculpa el retraso, he estado muuuuuuuuy liada estos días. Llegué a Valencia a las seis de la tarde del 24, y desde entonces apenas es parado un ratito por aquí. Hoy es el primer día que he abierto mi blog, y me he encontrado vuestros cariños... Me gusta, jejeje.

Yo también te deseo una Muy Feliz Navidad (esto te lo repito ahora en tu blog, porsiaca) y un Feliz Año Nuevo, que te venga el año cargado de buenas noticias y alegrías, que llegues a diciembre agotada, pero de sonreir y que te salgan muchas arrugitas de esas que las risas provocan, jejeje... (y que quedan tan bien).

Muchos besotes grandes, y por supuesto, un abrazo de los que crujen el cuerpo.

Trini dijo...

Retrasos así lo sperdono yo todos, vamos. Que yo no me entere que vuelves a casa y te pasas los munutos por aquí:)

Me alegro de que hayas vuelto en estas fechas y, como todos los días del año, te deseo lo mejor, sobre todo, salud y venturas...

Feliz 2010, Esthersita.

Muchos besos

Esther Hhhh dijo...

Mi querida Triniá, pues sí, hay que volver por estas fechas, ya lo decían los de "El Almendro" jejeje... Pero sigo con mis ojos puestos en Londres, aunque por le momento toca estar aquí.

El año no ha empezado del todo bien, conmigo resfriada y mi madre también enferma, aunque espero que se recupere pronto. Lo mío, ya sabes, unos días y ya.

Feliz año a ti también (¿Te lo dije en tu blog? Ahora no lo recuerdo, pero enseguida compruebo). Que este año nos traiga muchos buenos escritos, tuyos y míos...

Más besos todavía

TriniReina dijo...

Con lo harta de nieve que debes de estar tú:):):)

Mi pueblo? lástima que yo no lo viera en la tele:(

Fue muy emocionante ver caer copos de nieve. Mucho.

Besos

Grénmabar dijo...

Se te echa de menos bastante, que se oiga. Yo ya lo dije en mi balance del 2009, que conste, pero te lo dejo aquí para que se tenga en cuenta:

Me utta tu prosa, Hoshi. Muchio.

Esther Hhhh dijo...

Mi querida Triniá, la verdad es que allí, en Londres, todo está blanquito y no veas la rabia que siento, aquí en Valencia, ahora, atada a este sitio y con ganas de volar (y nunca mejor dicho). Quiero regresar pronto, pero todavía no puede ser, antes hay que acabar cosas aquí... Y mientras veo las noticias y escucho las voces quee me llegan desde allí, diciéndome que todo está blanquito. Y yo viendo este tiempo extraño de aquí, que ni es invierno ni primavera ni na de na... Me consuela seguir pensando que pronto volveré, aunque para ese pronto aún queden varias semanas...

Besitos

Gracias Grénmabar. Te resultará extraño, pero yo también me echo un poco de menos, un poco bastante. No tengo tiempo para dedicarme, para escucharme y dejarme salir y venir a mi rincón... Y eso me frustra. De todos modos, algo se rompió hace un año, algo se rompió dentro de mí y desde entonces no he sido la misma, me cuesta más escribir... Pero llevo una historia dentro desde antes incluso de volver de Londres. Necesito un poco de paz, algo que me falta últimamente, para poder dejarla salir... Prometo volver pronto, esto empieza a ser de delito, jejeje...

Besitos y gracias por tus palabras.

Besitos

TriniReina dijo...

Te mando un abrazo Esthersita y mis mejores deseos

Besos

Galleta dijo...

me gustaria te pasases por mi blog pa q leyeses mi ultimo post, es un texto de un autor desconocido y me dijeses q te sugieren esas letras y q significarian para ti si las recibes de alguien..