domingo, septiembre 17, 2006

Solitude



El esperaba sin saber muy bien qué. Traje de chaqueta algo desastrado, una corbata roja como los labios con los que soñaba, gafas de concha con el puente remendado con esparadrapo, un calcetín si, el otro en su bolsillo por equivocación. Su maletín y la foto de aquella actriz que le hacía soñar, y el autobús por llegar como cada mañana, para llegar a la oficina, como cada día.
Ella vestía de rosa, como sus sueños, melena descuidada, gafas demasiado grandes y una timidez excesiva, mientras leía esa novela que contaba la historia que tanto le gustaría vivir.
Él se aburría en su oficina, casi sin aclararse con el teléfono, mientras cuñaba papeles y más papeles, y el día se iba convirtiendo en noche.
Ella limpiaba el suelo de un despacho vacío mientras leía una vez tras otra aquella historia rosa donde ella siempre acababa encontrándole a él y juntos vivían felices. Y su cabeza volaba una vez más a algún lugar donde su vida era justo como ella soñaba.

Él tenía una casa pequeña y vacía, practicaba tango con una muñeca, aspirando algún día a poder bailar con una mujer de verdad. La cama pequeña y vacía, desde las paredes sus actrices le guiñaban el ojo y con su telescopio pasaba las noches mirando las estrellas soñando que en alguna estuviera perdida la princesa de sus sueños más dulces.
Ella pasaba la noche acompañada con su telenovela, viviendo la vida a través de sus personajes, mientras en su cama le esperaban sus sueños, tan rosas como su ropa, tan hermosos como su sonrisa que tan poco se dejaba ver.
Él se miraba al espejo de su alma, ella al de su corazón y ambos perdidos en laberintos distintos sin encontrar la salida ni el camino para encontrarse, acompañados de la soledad de una ciudad repleta de gente como sueños, de fríos edificios tan solitarios como ellos, tan deseosos de poder acariciarse ventana con ventana, traspasar avenidas para poder abrazarse entre hormigón y antenas...
La esperanza perdida, nunca se sabe que te depara la vida y a veces quien no sueña con buscar un camino alternativo pero la suerte de la mala suerte no siempre deja paso a la alternativa...
Una tarde cualquiera, no importa si martes o sábado, la mala suerte se distrajo para ellos y por un momento se vieron. Él intentó hablarle sin éxito, ella quiso mirarle pero su mirada fue esquiva, y casi por casualidad sus manos se rozaron hasta abrazarse con tanta ternura que por un momento hasta las estrellas parecían mirarles. Un milagro de beso accidental cuando a él se le cayó el periódico y acabó en el cuello de ella, una mirada furtiva, espiándo la sonrisa esquiva y dulce... Y el mundo volvió otra vez para separarles entre un gentío aparecido de la nada, alejandoles de nuevo en laberintos de calles y ciudad, de noches de soledad indescriptible, la espereanza de nuevo perdida, maldiciendo a la suerte, mala con ellos, que les robaba de nuevo los sueños, después de habérselos dejado rozar.
El la buscó incansable por calles y tiendas, por debajo y por encima de las piedras, en las estrellas y hasta en el infierno.
Ella rompía hoja a hoja su novela rosa, mientras miraba cada cara, cada foto, cada autobús esperando verle sin éxito.
Solitude escrita en sus corazones, y en dos pisos contiguos, silenciados y tristes. Separados por un muro tan grande como sus miedos, tan grueso que era imposible saber que justo al otro lado estaba su mitad de corazón... Pero la mala suerte a veces de tan mala es buena, una explosión, casi la vida en ello y al despertar del susto verse, de nuevo, muros perdidos por siempre, solitude de dos corazones por fin unidos, el amor venciendo sin miedo, por una vez en el caos de ciudades frías llenas de soledad...
je t'aime.. Mois je t'aime aussi y en la unión la desavenencia de la soledad que aún luchaba por subsistir sin éxito cuando el amor es más fuerte y una nueva vida empieza, para dos mitades por fin unidas.


Se alejaron de sus tristezas y Solitude quedó en un rincón de sus miserias abandonadas por fin. Después de todo, a veces el amor se deja ver...

Besos y sed felices

16 comentarios:

Alfor dijo...

Oye, sólo una pregunta, ¿en qué parte de Sueca fue eso? De hecho, estuve en las fiestas de Sueca (me encanta Sueca, y se va a notar) hace diez días y, por curiosidad, ¿dónde fue el festival?

Por lo demás, hay que recnocer que en esta entrada te acercas más que nunca al título del blog. :)

Cucho dijo...

Por fin te veo! desde la distancia debe ser por las fotos y canciones no se descargaba el texto de tu blog!
Que emocionante imaginar edificio s y antenas que se abrazan! La verdad es que las estas historias que cuentas estan llenas de sentimientos...
Por ahora s'olo he leido este ya que el resto na de na. A ver si mepongo al d'ia.
por cierto, trabajadora, ya te hare olvidar con fotos e historias los sinsabores de esta vida cruel de duro trabajo.... a no ser que me lie la manta a la cabeza...y me quede aqu'i como un rasta mas!!

Ja ja ja!!! Pero que bien se esta de vacances! Vente un rato por aqui! (graciosillo el ni;o eh..siempre mejorando mi imagen para hacer amigos...jejeje)

Esther Hhhh dijo...

Alf en toda Sueca, todos los años, entre el 15 y el 20, dependiendo de como caiga la semana, pues siempre empieza en miércoles y acaba en domingo.
La mostra este año ha sido entre el 13 y el 17 de septiembre, osea que cuando estuviste no te pilló todavía. Parte de la mostra es en espacios cerrados, pero hay una gran parte de espectáculos que se hacen en la calle, concretamente en la plaza de Sant Pere y en la del Ayto.
Besitos
Cucho , hemos tenido un pequeño problema con las reformas de la plantilla, y por eso no se leía el texto, que en realidad estaba "oculto", de hecho si lo ponías en negativo, como para copiar, lo leías... jejeje, rollito espionaje. Ahora teóricamente ya lo leerás todo.
Espero que puedas ponerte al día pronto y me dejes tus comentarios, que sabes que me encantan.
Yo lo mismo hago un idem y desaparezco hoy me están recordando que leches hago yo aquí... Y es que algunos no saben lo que es respetar al trabajador, bueno si al final ocurre lo que me temo, una de dos, o me despiden, o me pongo de baja dos semanas...
Y no me hagas los dientes largos, a ver sime voy para allá, jajajaaja..
Besitos a los dos

BAR dijo...

ASÍ ES, SÓLO A VECES TRIUNFA, DE HECHO CREO QUE LAS MENOS.PERO CUANDO LO HACE QUIEN LO VIVE ES EL SER MÁS FELIZ DEL MUNDO.
HOY ANDO ROMÁNTICA, YA CONTARÉ EN MI BLOG PORQUE...
BESITOS

El chicharrero terrible dijo...

¿Como puedo escuchar tu programa de radio?.
¿Si escribes así, como hablaras?.

Esther Hhhh dijo...

BAR espero que tus razones sean las mejores del mundo. Yo cada día creo menos en el amor... Besitos guapa

¿Cuando te dije lo de la radio chicharrero? Bueno, no lo recuerdo pero no importa, si quieres oírme:

http://www.radiopego.com

De momento, ahí me puedes oír. Por las tardes, a partir de las 16h, hora peninsular.

Diego dijo...

Muy buena tu entrada, Esther. Tu relato me recuerda a una película que ví hace un par de meses, en el avión. Es casi exactamente lo mismo. La ví desde mitad, y era de dos personas que viven en una ciudad. Sin saberlo, viven uno al lado del otro, trabajan casi en el mismo sitio, van a comprar en la misma tienda, y el destino no deja que se vean. Pero una vez se ven y se enamoran al instante. El destino, pero, hace que se borren los números de teléfono que se intercambiaron y nunca se vuelven a ver. Su vida sigue, y el destino hace que, donde esté uno, el otro está tras la esquina, o detrás del árbol. Llevan vidas paralelas, los dos quieren conocer al otro otra vez, pero nunca se vuelven a ver, hasta que... bueno, mejor ver la película.

Leo tu entrada y no sé si el destino ha hecho que veas una obra de teatro que es como mi película. No sé el nombre de la película y tal vez nunca lo llegaré a saber. O alguien sabe de ella?

Esther Hhhh dijo...

Que bonito Diego. Yo también creo en el destino, en que juega sus cartas, aunque nos da aveces opciones, como un "elije tu propia aventura"...
No sé, pero me gustó esta obra de teatro mucho, era mimo muy clásico y elegante, muy en la escuela de mi queridísimo Marcel Marceau, el Maestro de los Silencios Expresivos.
Y me hizo pensar tanto en mi vida, Diego... Pierre et Jeanne se llamaba esta obra de teatro, el grupo es francés, de París, creo, y se llaman Monsieur et Madamme.
Son muy buenos, si los ves por ahí, te aconsejo que los veas..
Y si recuerdas la peli, me lo dices, jejeje, me gustaría verla
Besitos

pando dijo...

tataaa te prometo que mañana cumplooo jaja wapaaaaa que ahora uuff mira que hora se me hizo pero weno como no me da tiempo aenroyarme ni nada te doy las buenas nochessss pili y mili daymannnn.
ana bahibak tataaa

Ruben dijo...

(A ver si a la segunda...)
Hay que reconocer que el argumento de la historia puede llegar a ser interesante, pero siempre teniendo en cuenta que es ficcion, algo asi como "La guerra de las galaxias" o "El señor de los anillos"... que nunca te vas a encontrar por ahi por la calle con Frodo, pero que, para mi gusto, es una pelicula muy digna de ver.
Besitos guapa.

Alfor dijo...

A ver, cinéfilos romanticoides, voy a acudir en vuestra ayuda. Creo que la película que buscáis se llama "Serenidipity" (no tengo ni idea de cómo se tradujo al castellano), con Kate Beckinsale y John Cusack en los papeles protagonistas.

Al menos, concuerda bastante con la descripción de Diego, que la vio empezada. El subtítulo de la película era "Destiny with a sense of humor". A vosotros os interesa más el "destiny", así que yo me quedé con el "sense of humor".

En serio, la película está muy bien (Kate Beckinsale también ;) ).

Esther Hhhh dijo...

Rubén te veo un poco negativo hoy. Yo no creo que esta historia, al menos su tema central, sea realmente ciencia ficción. La soledad de las grandes ciudades y el tener a alguien similar a ti cercano y no encontrarle hasta mucho tiempo después es más habitual de lo que piensas.

Alf, muchisimas gracias, guapo, en españa se llamó así Serenidipity. Recuerdo el título, aunque no la vi. La buscaré en el videoclub (si es que encuentro algún videoclub cerca de mi casa, porque me han dejado sin ellos). Gracias por la información.
Diego, el destino quiso que un viejo amigo como Alf (y no hablo de tu edad, que te conste) nos ayudara, jejeje.
Besotes a todos

Anónimo dijo...

Pues me parece que la película que vi es otra, tal vez una copia de la que dice Alfor. La que ví yo era china (me parece), y todo ocurría en una ciudad china (o por lo menos con gente de rasgos chinos). Y bueno, puede que sea una copia al fin y al cabo, pero era muy buena.

Me pasaré por mi videoclub, a ver si encuentro esta "Serendipity". Tal vez la casualidad me haga encontrar la otra.

Esther Hhhh dijo...

Pues Diego, si la encuentras (la china, quiero decir) ya mme dirás el título...
Besitos

Juan dijo...

estás segura de que no te vas a volver a enamorar?

Esther Hhhh dijo...

No Juan, no lo estoy, pero haré lo posible.
Besitos