domingo, agosto 13, 2006

Una de piratas



A los fantasmas hay que vencerlos con piratas. Así que hoy me fui a ver a mi querido Jack Sparrow... O a mi adorado Johnny Deep, no sé cual de los dos me gusta más.
Es bien cierto que Mr Sparrow perdió la dignidad hace tiempo, quizá el día que vendió su alma a uno de tantos diablos que surcan el mar... y el mundo en general. Es bien cierto que este pirata de tres al cuarto deja mucho que desear porque se muestra cobarde, mentiroso, egoísta y convenenciero.. Claro que para ser un buen pirata no vale el honor a la antigua. Hay que tener honor de pirata, y eso cambia la concepción de tantas cosas...
Pero mi adorado Jack es en realidad un romántico y valiente idealista, dispuesto a robar el corazón de la dama de la que secretamente siempre ha estado enamorado (y lástima, no soy yo). Un luchador de causas perdidas, un hombre noble disfrazado de pendenciero, incapaz en el fondo de traicionar a sus amigos.
Lo reconozco: Jack Sparrow no es un hombre del que una se pueda fiar. Más bien hay que desconfiar y mucho, pero que quereis que os diga, a mi me gustan los piratas, no en balde llevo un parche donde antes hubo corazón, luzco una calabera y dos tibias cruzadas en la bandera del barco de mi vida, y suelo cantar de noche, bajo la luz de las estrellas aquella vieja canción del pirata "Que es mi barco mi tesoro, que es mi Dios la Libertad, mi ley la fuerza y el viento, mi única patria la mar"

Hoy me subí un rato a navegar en La Perla Negra, vencí monstruos marinos, luché con mi sable de doble filo, Vive Dios, que vencí, por supuesto, a todos los que en mi camino se cruzaron, a dos manos, daga larga y sable afilado, luché sin piedad y degollé cuellos, corté mienbros, y arranqué corazones. Grité ¡Al abordaje! tan fuerte que mi garganta hizo temblar la cubierta, mojé mi gaznate seco con ron del que no se encuentra más allá de Isla Tortuga, negocié con patentes de corso para ganar mi libertad y la de los mios, y mientras el sol se ponía, le robé un beso apasionado a mi querido Sparrow. Id con cuidado, he repuesto mis fuerzas, mañana pienso abordaros sin piedad... Pero eso será mañana, ahora voy a mi lecho, eso sí, ni se os ocurra intentar robarme el cofre o la llave, yo siempre duermo con un ojo abierto...
Besos y sed felices

9 comentarios:

Juan dijo...

.....y he pasado nosecuantos meses en altamar a veces arrastrado por los temporales,y a veces estático bajo un terrible sol,y rezando por una brizna de viento, y sin lavarme en nisecuanto tiempo, y comiendo naranjas rancias para evitar el escorbuto. Además no aguanto el jodido loro del cocinero...
je je.
Muxines

Alfor dijo...

Juan, ¿has probado con complejos de vitaminas, para evitar el escorbuto? Lo del loro, bueno, lo del sol, bueno, lo de la calma, bueno, lo de los temporales, tira que te vas; pero lo de las naranjas rancias sí que es in-to-le-ra-ble.

Esther Hhhh dijo...

Juan, que dura es la vida de piratas... Y que divertida, jejeje. Estoy enrolando una nueva tripulación ¿te vienes?

Ains, Alf, que práctico eres. A ti que te gusta tanto la historia... Hombre, por dios, haz honor a las tradiciones. En alta mar se comen naranjas rancias...
Besitos para los dos, muackis.

Juan dijo...

Antes hablaremos del botín ¿no?

Esther Hhhh dijo...

ah si, el botín... Bueno lo negociaremos, jejejejeeje...
Muxus

pandora dijo...

aainnss pos yo creo que si podria enamorarme de mi jak jajaja mmmmmmmmmmmmmmmmmmm

Esther Hhhh dijo...

Tata, este es mío, yo lo vi primero asín que mi Johnny o mi Jack, según prefieras, ni me lo toques, que bastante tengo con la actriz francesa esa que ta con él, jolines, ainsssssssss
Besitos boyitoooooo

BAR dijo...

ME ENCANTARÍA IR EN ESA TRIPULACIÓN, SOLO QUE CREO QUE TAMPOCO AGUANTARÍA LAS NARANJAS RANCÍAS...SALUDOS

Esther Hhhh dijo...

Al final te haces a todo BAR, jejejee
Besos